10 marzo 2014

El IEO recupera la boya de VULCANO

El robot ROV Liropus 2000, propiedad del Instituto Español de Oceanografía, recuperó a las 02:30 horas de la madrugada del 10 de marzo de 2014, y a una profundidad de 200 metros, la boya de monitoreo de las propiedades físico-químicas del volcán submarino de la isla de El Hierro.

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño se encuentra realizando la tercera y última campaña oceanográfica del proyecto VULCANO en la isla de El Hierro. Entre sus objetivos principales estaba la localización y recuperación de la boya de monitoreo en tiempo real de las variaciones de las propiedades físico-químicas sobre el volcán submarino de la isla de El Hierro. Dicha boya fue colocada sobre el volcán submarino el 8 de noviembre del 2013 y desapareció un mes más tarde, el 5 de diciembre de 2013, después de que el archipiélago canario sufriera uno de los mayores temporales de viento y mar registrados en los últimos años.


Imagen tomada por el ROV Liropus 2000 del IEO a 204 metros de profundidad, en la que se observa la boya Vulcano varada en la ladera sur-oeste del volcán submarino (foto IEO).

El Instituto Español de Oceanografía posee un Vehículo de Observación Remota (ROV, en sus siglas en inglés) capaz de tomar imágenes de alta definición hasta una profundidad máxima de 2.000 metros. Este robot, ROV Liropus 2000, es un instrumento equipado con tecnología de vanguardia para la observación del océano profundo, que además posee dos brazos articulados capaces de recoger muestras del fondo. Gracias a estos brazos ha sido posible recuperar la boya oceanográfica perdida sobre el volcán submarino de la isla de El Hierro.

Localización y recuperación de la boya mediante el robot ROV Liropus 2000

El día 9 de marzo –y después de que se diese por finalizado en el puerto de La Estaca el primer día de puertas abiertas de la serie que se realizará por todo España con motivo de los actos de celebración del Centenario del Instituto Español de Oceanografía (1914-2014)–, el buque oceanográfico Ángeles Alvariño puso rumbo al volcán submarino de la isla de El Hierro, para proceder a las labores de búsqueda de la boya oceanográfica. Sobre las 10:00 de la mañana (hora canaria) se inició la maniobra de rastreo del fondo, con el despliegue del ROV en el cráter principal del volcán submarino.


Foto de la boya Vulcano en el momento de sacarla del mar para depositarla en la cubierta del Ángeles Alvarino (foto IEO).


Dicha maniobra consiste en barrer un área de 200 metros de radio, centrada en el volcán y dividida en cuatro cuadrantes. A las pocas horas de iniciar el trabajo, se localizó en el cuadrante sur-oeste el anclaje de la boya, que estaba hundido 20 metros de profundidad con respecto a su posición inicial. A partir de este punto, se siguió el rastro dejado por la cadena de sujeción de la boya y a 75 metros de distancia del anclaje y a una profundidad total de 204 metros, el ROV Liropus 2000 localizó la boya, varada en el lecho marino. En este momento se dio inicio a la maniobra de recuperación, que finaliza a las 2:30 de la madrugada del día 10 de marzo (hora canaria), cuando se consiguió deposita la boya en la cubierta principal del buque oceanográfico Ángeles Alvariño. Una primera observación de la boya indica que tiene desperfectos importantes y está siendo revisada para evaluar los daños producidos.