24 febrero 2011

ENOLA: Atlas del potencial energético marino de España

Las costas de Galicia, Cantabria y Canarias son las de mayor potencial para el aprovechamiento de la energía de las olas. Galicia, con potencias medias de entre 40-45 kW/m en profundidades indefinidas, es la zona del litoral  español que presenta  los valores de potencial  más elevado para el aprovechamiento de la  energía de las olas,  seguida  de Cantabria y la fachada norte de las Islas Canarias, según el estudio realizado por el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria por encargo del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía  (IDAE).

El  objetivo del Estudio del potencial de energía de las olas en España es elaborar un ATLAS DEL POTENCIAL DEL RECURSO DE LA ENERGÍA DE LAS OLAS EN EL LITORAL ESPAÑOL (ENOLA), incluida la península, archipiélago canario y balear. El atlas incluye la caracterización espacial del flujo medio de energía (magnitud y dirección) desde profundidades indefinidas hasta la costa, con una  alta resolución y teniendo en cuenta su variabilidad temporal a distintas escalas: mensual, estacional, anual e interanual.

Los resultados obtenidos se presentan forma de  mapas a lo largo de todo el litoral, mapas por mallas de cálculo y fichas resumen en más de 1000 puntos a lo largo de la costa, a 20, 50, 100 metros de calado y en profundidades indefinidas.

El recurso energético existente en el mar se manifiesta de distintas formas: oleaje, corrientes marinas, mareas, diferencias de temperaturas o gradientes térmicos, lo que da lugar a las diferentes tecnologías para su aprovechamiento; tecnologías como la undemotriz, para obtener energía de las olas; maremotriz, de las mareas; etc.

La energías del mar, aunque aún en fase de I+D tecnológica, se consideran  una industria emergente. Así, el desarrollo de las técnicas para generar electricidad en el mar, tanto en la costa como lejos de ella, e integrarla en la red, se  ha convertido en una realidad y de especial interés para países de la Unión Europea, de forma que el aprovechamiento de estos recursos pueda hacerse de forma sostenible; es decir, viable técnica, económica y medioambientalmente.