15 junio 2011

Más de medusas, ¡Es la época!

Una campaña oceanográfica estudiará el efecto de las proliferaciones de medusas en las poblaciones de peces. La campaña FISHJELLY, coordinada por el CSIC, y de 20 días de duración, parte hoy de Barcelona.


Juveniles de jurel agrupados bajo una medusa Chrysaora hysoscella. Autor de la imagen: Josep Maria Gili, CSIC.

En las últimas décadas, las proliferaciones de medusas y otros organismos gelatinosos (plancton gelatinoso) han incrementado su frecuencia en diversas áreas geográficas. Las causas el incremento son diversas, entre las cuales pueden citarse la sobreexplotación pesquera, el exceso de nutrientes en el mar (o eutrofización), las invasiones biológicas y la variabilidad climática.

Debido a su elevada abundancia, sus elevadas tasas de consumo de presas y su eficiencia de asimilación, las proliferaciones de medusas afectan al tamaño de las poblaciones de zooplancton, incluyendo los huevos y larvas de peces, y compiten con los peces planctívoros por el alimento.

Con el objetivo de entender el posible impacto de estas proliferaciones en los ecosistemas planctónicos costeros y determinar sus consecuencias sobre las poblaciones de peces y las pesquerías, se inicia el 15 de junio 2011 una campaña oceanográfica de 20 días de duración en el mar Catalán en el marco del proyecto FISHJELLY, liderado por Ana Sabatés, investigadora del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar (CSIC) de Barcelona y en el que participa el grupo de ecología del plancton gelatinoso del mismo instituto.

Esta investigación ayudará a cuantificar la importancia de la depredación de huevos y larvas de peces por medusas y ctenóforos (organismos muy abundantes también dentro del plancton gelatinoso) y la consecuente competencia de estos grupos por el alimento. Paralelamente, se estudiarán aquellas asociaciones que son beneficiosas entre juveniles de peces y medusas, para determinar si éstas son específicas de cada especie y cual es su función ecológica.

Tal como explica Anna Sabatés, “sabemos que hay algunas especies de peces, como el jurel, que en las fases juveniles usan las medusas como protección. Se esconden debajo de ellas, lo que les permite mantenerse agrupados y a cubierto de otros predadores”, explica esta investigadora del CSIC.”

En el polo contrario están los impactos negativos de las medusas sobre otros peces: “las medusas se alimentan de los huevos y larvas de muchas especies de peces”, detalla Anna Sabatés, “aumentando, de esta manera la mortalidad de las primeras fases de desarrollo de estas especies”. Además, añade, “las medusas se alimentan de zooplancton, que también comen los peces, por lo que compiten directamente con ellos por el alimento”.

El período elegido para esta campaña, que se desarrollará a bordo del buque oceanográfico del CSIC García del Cid, es el de más elevada abundancia tanto de medusas como de huevos y larvas de peces. Durante la campaña se realizarán diversos muestreos a lo largo de la costa Catalana con estaciones distanciadas 5 millas entre sí, hasta los 1.000 metros de profundidad. En estaciones seleccionadas, donde las concentraciones de medusas y larvas de peces sean elevadas, se realizarán muestreos estratificados intensivos durante el día y la noche a lo largo de 48 horas.

Fuente: NP del CSIC