02 noviembre 2012

Describen las comunidades de peces que habitan a lo largo de la columna de agua profunda del Mediterráneo, desde la superficie hasta 1000 metros




El trabajo constata la importancia de estas especies en el transporte de materia y energía, desde la superficie hasta los ecosistemas profundos.

Investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han analizado la diversidad, abundancia y distribución de las poblaciones de peces mesopelágicos -aquellos que viven a lo largo de la columna de agua, desde la superficie hasta los 1000 metros de profundidad-, cuyas migraciones verticales diarias son claves para las redes tróficas profundas, ya que transportan la producción primaria, que se realiza en las capas superficiales e iluminadas de los océanos, hasta el fondo marino.

Científicos del Centro Oceanográfico de Baleares del IEO y del Instituto de Ciencias Marinas de Barcelona del CSIC, han publicado recientemente en la revista Deep Sea Research I, el trabajo titulado “Vertical distribution, diversity and assemblages of mesopelagic fishes in the western Mediterranean”.

Por primera vez en el Mediterráneo occidental, se ha estudiado esta comunidad de peces utilizando simultáneamente ecosondas científicas de multi-frecuencia y el uso de artes de arrastre pelágico, de grandes dimensiones y otras redes más pequeñas. Con las ecosondas se ha podido localizar y caracterizar las denominadas capas de reflexión profunda, que se encuentran a lo largo de la columna de agua y a distintas profundidades, según la hora del día, mientras que con las redes se han podido capturar y estudiar las especies que forman estas capas, tanto las especies con mayor capacidad natatoria, como especies más pequeñas, que incluso forman parte del zooplancton.

Los peces mesopelágicos del Mediterráneo se caracterizan por presentar una diversidad relativamente baja, en comparación con otras regiones oceánicas del mundo. Los principales grupos que forman estas poblaciones son los mictóficos, o peces linterna, y los estomiformes, entre los que cabe destacar los gonostomátidos, de tamaño más pequeño (unos pocos centímetros) pero con una boca muy grande y dotada de numerosos dientes que les permite capturar presas relativamente grandes, los peces hacha y las especies de mayor tamaño Chauliodus sloani y Stomias boa, de aspecto agresivo por el gran tamaño de sus dientes y boca. Todos estos peces tienen la capacidad de producir luz, a través de unos órganos especiales que tienen a lo largo del cuerpo, denominados fotóforos.

Se ha determinado que la profundidad es el factor más importante que determina las asociaciones de estos peces. De hecho, las principales diferencias se han observado entre las poblaciones del margen de plataforma (aproximadamente a 250 m de profundidad) y del talud (hasta 900 m de profundidad), y a lo largo de la columna de agua, entre la superficie y la capa de reflexión profunda, situada a 400 m de profundidad. Se ha constatado, además, que algunas de estas especies realizan importantes migraciones diarias, desplazándose hasta varios centenares de metros a lo largo de la columna de agua. En este sentido, el gonostomátido Cyclotone braueri es una especie poco migradora, y probablemente una de los principales responsables de la capa de reflexión profunda permanente, localizada entre 400 y 600 m de profundidad. Por el contrario, las fases juveniles y adultas de especies de tamaño pequeño y mediado de mictófidos, como Ceratoscopelus maderensis, realizan importantes migraciones a lo largo de la columna de agua y, de esta forma, contribuyen a formar la capa de reflexión que se detecta en superficie durante la noche y que desaparece a la salida del sol. La excepción a este comportamiento son los ejemplares de mayor tamaño de algunos mictófidos como Lampanyctus crocodilus, que se distribuyen más cerca del fondo.

Los gonostomátidos, junto con los mictófidos son los peces marinos más abundantes y cosmopolitas de todos los océanos. Los estudios sobre la abundancia, distribución y el comportamiento migratorio de estas especies han cobrado una enorme importancia en los últimos años, ya que sus movimientos verticales a lo largo de la columna de agua son de gran importancia ecológica para los ecosistemas profundos. Estos peces ascienden por la noche a las capas productivas superficiales, donde se alimentan, y durante el día descienden cientos de metros, para situarse en las capas medias de la columna de agua, dónde son accesibles a sus depredadores, procedentes de las capas más profundas. Constituyen, por tanto, un flujo de materia y energía entre las capas productivas superficiales de los océanos y los grandes fondos marinos.

El estudio de esta comunidad de peces se realizó durante dos campañas de investigación oceanográfica, desarrolladas en diciembre de 2009 y julio de 2010 en las Islas Baleares, a bordo del buque Sarmiento de Gamboa, propiedad del CSIC, en el marco del proyecto coordinado por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), la Universitat de les Illes Balears (UIB) y Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), "Estructura y dinámica del ecosistema bentopelágico de talud en dos zonas oligotróficas del Mediterráneo occidental: una aproximación multidisciplinar y a distintas escalas temporales en las Islas Baleares", de acrónimo IDEADOS y financiado por el Plan Nacional de I+D+i.

Referencia bibliográfica: M.P. Olivar, A. Bernal, B. Molí, M. Peña, R. Balbín, A. Castellón, J. Miquel, E. Massutí, (2012). Vertical distribution, diversity and assemblages of mesopelagic fishes in the western Mediterranean Deep Sea Research Part I: Oceanographic Research Papers, Volume 62, April 2012, Pages 53–69.