03 enero 2011

Comunicación submarina

Los investigadores del Área de Teoría de la Señal y Comunicaciones de la Universidad de Cádiz  están llevando a cabo con éxito una campaña de medidas de propagación radioeléctrica, con la idea de validar "WiMAX" como una tecnología de comunicación. Trabajan en el diseño y desarrollo de un sistema de radiocomunicaciones fiable de alta capacidad para entornos marinos. Estas campañas están contando con el soporte del grupo de investigación Oceanografía Física: Dinámica (RNM 205).

El objetivo de este proyecto es, en primer lugar, testear y validar el sistema de radiocomunicaciones prototipo diseñado para realizar la campaña y, por otro lado, obtener medidas del canal de propagación en esta banda de frecuencias y en este tipo de entornos. Asimismo, está previsto que con estos datos, se realizará el estudio del canal de propagación inalámbrico con la idea de validar WiMAX como tecnología de comunicaciones en entornos marinos.


Como primer paso, se ha centrado la atención en una comunicación punto a punto entre una boya y una estación de control instalada en un buque. De esta forma, se diseñó un transmisor cuyo sistema radiante se instaló en una boya oceanográfica, y se alojó una estación receptora en un buque hidrográfico. Este ensayo preliminar, que se ha realizado hace unos días, consistió en la recogida de información del canal radioeléctrico en diferentes ubicaciones dentro de la Bahía de Cádiz.Las medidas de propagación radioeléctrica se ha realizado en la banda de frecuencia WIMAX de 5.8 GHz, en zona costera.

El conjunto de medidas recogidas en este primer ensayo dará lugar a un estudio previo, sobre el que se irán diseñando futuras campañas más específicas; con el fin último de recoger todos los datos necesarios para diseñar y desarrollar sistemas de radiocomunicaciones utilizando esta tecnología para este espacio en el litoral.

En el experimento se emplearon equipos de microondas de última generación de Agilent Technologies (MXA signal analyzer y MXG vector signal generator), y se contó con la colaboración del Instituto Hidrográfico de la Marina, poniendo a disposición de los investigadores de la Universidad de Cádiz el buque hidrográfico ANTARES (A-23) y toda su dotación.

Fuente: Universia