10 diciembre 2010

Estudian la contaminación en el litoral mediterráneo español

Desde el pasado 26 de noviembre, investigadores del Grupo ECOALBORAN adscrito al Centro Oceanográfico de Málaga del Instituto Español de Oceanografía, a bordo del buque oceanográfico Odón de Buen, estudian el estado de eutrofización de las aguas costeras del litoral mediterráneo español, es decir, el exceso de nutrientes fruto de los fertilizantes agrarios y de los vertidos de aguas residuales urbanas que hacen que aumente el crecimiento de algas con importantes consecuencias sobre la composición, estructura y dinámica del ecosistema, pudiendo incluso llegar a agotar el oxígeno del agua en algunas zonas.

Esta campaña, que finalizará el 14 de diciembre, es la segunda de una serie de tres que se espera completar el próximo mes de julio, con las cuales se dará cumplimiento a la Encomienda de Gestión firmada entre el Instituto Español de Oceanografía y el Ministerio de Medio Ambiento y Medio Rural y Marino. La finalidad de la Encomienda es posibilitar que España continúe haciendo efectivos sus compromisos en el marco de OSPAR y del Convenio de Barcelona sobre protección del medio marino frente a la contaminación.

Por otro lado, los datos y análisis servirán para contribuir a la elaboración de la evaluación inicial del medio marino que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino debe presentar en 2012 como exigencia de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina (2008/56/CE de 17 de junio de 2008) y de la correspondiente Ley de protección del medio marino (transposición de la Directiva a la legislación española que está actualmente en tramitación en el Congreso de los Diputados).

Durante la campaña, denominada EUTROFIZACION2, se estudiará la calidad de las aguas costeras en 14 áreas distribuidas entre Málaga y San Carlos de la Rápita (Tarragona). Se recogerán muestras de agua para determinar su carga de nitratos, fosfatos y materia orgánica, así como la composición y abundancia de las comunidades de fitoplancton y zooplancton.

Estos análisis permitirán determinar en qué medida el aporte antropogénico de nutrientes está incidiendo en la estructura y funcionamiento de los ecosistemas costeros. Uno de los efectos más frecuentes de la contaminación por nutrientes es el aumento de la abundancia de fitoplancton que puede afectar a otras comunidades por vía de una disminución de la disponibilidad de oxígeno en la columna de agua, de la proliferación de algas oportunistas que desplazan a la flora autóctona, o incluso de algas tóxicas (como las causantes de las mareas rojas).