/* publisuites */ Directrices unificadas para determinar la madurez de peces

19 septiembre 2011

Directrices unificadas para determinar la madurez de peces




Un equipo internacional de científicos dirigidos por el Instituto Nacional Danés de Recursos Acuáticos de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU Aqua) ha decidido estudiar los criterios para la determinación de la madurez de peces y averiguar cómo sería posible llegar a un acuerdo para su unificación. La creación y la aplicación de directrices unificadas para dicha determinación de la madurez, sobre todo en los casos del espadín y del arenque, permitirían la estandarización en todo el mundo y aumentarían de forma significativa la precisión de las evaluaciones relativas a las poblaciones de peces.

Biólogos de todo el planeta dedicados a estudios de laboratorio o emplazados en buques científicos evalúan el desarrollo de los ovarios y testículos de peces mediante la determinación del sexo y la madurez de estas criaturas marinas. Esta técnica se denomina determinación de la madurez o 'maturing staging' y se utiliza para establecer en qué punto de su ciclo reproductivo se encuentran los peces. Así se obtiene la información necesaria para determinar si espécimen es sexualmente maduro y está listo para reproducirse. Un vistazo rápido a los órganos reproductores del pez permite a los biólogos determinar su sexo y su madurez.

La determinación de la madurez también sirve para calcular de forma aproximada el tamaño de la fracción de desove de una población de peces y para formular recomendaciones sobre cuotas pesqueras.

El grupo de DTU Aqua asegura que se puede calcular aproximadamente el tamaño de la población reproductora de la especie en una zona concreta si obtienen muestras de una población de dicha zona. Esta información permite a los biólogos calcular con fundamento el tamaño de la nueva generación de peces e incluirlo en el cálculo relativo a la población.

Según los investigadores, se pueden lograr evaluaciones fiables del desarrollo de poblaciones de peces si los centros científicos, con independencia de su ubicación, realizasen pruebas de determinación de la madurez de acuerdo a unos cánones establecidos. Partiendo de esta base, investigadores de DTU Aqua invitaron a 40 biólogos de 15 países europeos a participar en un taller titulado Determinación de la madurez del arenque y el espadín para acordar directrices comunes en este sentido para estas dos especies de pez. Los participantes obtuvieron y conservaron muestras de ovarios y testículos de estas dos especies y utilizaron la información para realizar un análisis histológico de cada uno de los tejidos evaluados.

A partir de dichos análisis se realizó una determinación precisa de la etapa de madurez. De este modo los participantes en el taller lograron generar escalas de madurez estandarizadas para el arenque y el espadín con descripciones e imágenes de las distintas etapas de madurez.

"El Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM) tomó la iniciativa de organizar el taller para homogeneizar la forma de evaluar la madurez del espadín y del arenque a escala internacional", explicó Jonna Tomkiewicz, científica sénior de DTU Aqua. El taller recibió apoyo financiero en virtud del Reglamento relativo al marco comunitario para la recopilación de datos.

La determinación de la madurez es una tarea no exenta de complicaciones. La Dra. Tomkiewicz explicó que: "La determinación de la fase de madurez de un pez [...] en concreto puede entrañar dificultades, sobre todo si el desarrollo del pez no es relativamente completo. Por esta razón, los biólogos pueden discrepar sobre la madurez del mismo. Los biólogos de un instituto pueden considerar que el ejemplar es maduro y que debe haber realizado una puesta y los de otro pueden opinar lo contrario."

La Dra. Tomkiewicz valoró esta iniciativa de la siguiente manera: "El acuerdo entre biólogos de quince países, todos colaborando para establecer criterios fiables para establecer las fases de madurez, contribuirá a mejorar la consistencia de los datos sobre madurez a nivel internacional. Los participantes demostraron un gran interés y el taller resultó ser una experiencia positiva. Confío en que las directrices comunes para la determinación de la madurez del espadín y el arenque redunden en una mayor calidad de los datos y de las evaluaciones de poblaciones."

FUENTE | CORDIS: Servicio de Información en I+D Comunitario