17 enero 2012

Cambios en los vientos altera la distribución del Albatros




El albatros viajero, gracias al aumento de la velocidad del viento que está provocando el cambio climático, ha conseguido reducir el tiempo de vuelo entre las zonas donde se alimenta y las colonias donde cría, situación que ha mejorado su éxito reproductivo y le ha permitido alcanzar una mayor masa corporal. Los modelos climáticos futuros prevén más cambios que pueden terminar perjudicando a estas aves.

Un trabajo, que se publica en el último número de la revista Science, muestra que la velocidad del viento ha aumentado en el océano Austral, aparentemente a causa del cambio del clima, lo que facilita el vuelo de los albatros que viven en esa región.

A diferencia de otros estudios sobre el cambio climático que investigan las variaciones de la temperatura o de las precipitaciones en sistemas biológicos, Henri Weimerskirch y su equipo del Centro de Estudios Biológicos de Chizé, del Centro Nacional de Investigación Científica en Villiers en Bois, Francia, han considerado el viento como un factor importante para estudiar la distribución y migración de animales marinos que dependen de él.

Este cambio en los patrones de viento afecta a especies marinas del océano Austral como el albatros viajero. Según la investigación estas aves consiguen volar más rápido gracias a la mayor velocidad del viento.
De esta forma necesitan permanecer menos tiempo en el mar en busca de comida. “Durante la década de los 70, la duración media de un viaje de alimentación era de 12 días y medio. Este tiempo se ha reducido en tres días a lo largo de los últimos 40 años”, declara Maite Louzao, coautora del trabajo e investigadora del Centro Oceanográfico de Gijón del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

Estos viajes más cortos han aumentado el éxito de reproducción y han permitido un aumento en la masa corporal de los adultos. En este trabajo, los expertos analizaron información, recabada durante cuarenta años, sobre una población de albatros que vive en las islas Crozet, en la parte sur del océano Índico. Desde los años 60, se está realizando un seguimiento demográfico a largo plazo de esta población y en 1989 se comenzó a equipar a las aves con transmisores para seguir sus viajes vía satélite.

Referencia bibliográfica:

Henri Weimerskirch, Maite Louzao, Sophie de Grissac, Karine Delord. “Changes in Wind Pattern Alter Albatross Distribution and Life-History Traits”. Science, 2012. DOI: 10.1126/science.1210270