08 marzo 2012

Descubren en Galicia un nuevo nemertino que se aparea en ascidias

Los implicados en esta historia de alto contenido sexual son una nueva especie de nemertino y una ascida frecuente en nuestro litoral, Ciona intestinalis. El lugar de los hechos, las aguas del Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia. Y los "paparazzi", Juan Junoy, profesor del Departamento de Zoología y Antropología Física de la Universidad de Alcalá, y Gonzalo Giribet y Sonia Andrade, de la Universidad de Harvard.



Una pareja de Vieitezia luzmurubeae entrelazada en el interior de la ascidia (Ciona intestinalis). Autor: Jacinto Pérez


Vieitezia luzmurubeae, que así se llama el nuevo nemertino descubierto, mide unos dos centímetros de longitud y vive a poca profundidad, entre las algas y las rocas del litoral gallego. Presenta una coloración bastante llamativa, con cuatro bandas marrones que lo recorren dorsalmente. Como otros nemertinos, Vieitezia luzmurubeae posee un pequeño arpón con el que apuñala a sus presas, pequeños crustáceos que viven en el fondo.

La descripción de la nueva especie aparecerá próximamente en la revista Invertebrate Systematics, donde se analiza su posición filogenética a partir de los análisis moleculares realizados en Harvard. Estos análisis han llevado a la creación de un nuevo género dentro de los hoplonemertinos para alojar a la nueva especie descubierta.

Uno de los aspectos más interesantes de este gusano marino es su vida sexual. Para aparearse "okupa" una ascidia, un cordado invertebrado que se convierte así en un singular picadero, que de acuerdo con una de las acepciones de la RAE, es la “casa o apartamento que alguien dedica a sus encuentros eróticos de carácter reservado”. En una única ascidia han llegado a encontrarse hasta 14 nemertinos participando en estas orgías submarinas.

También una función de "incubadora"

Para estos nemertinos, con fecundación externa, expulsar sus óvulos y espermatozoides en un espacio reducido en vez de en las aguas libres garantiza la fecundación. La ascidia cumple además una función de "incubadora" ya que los huevos fertilizados se quedan en el interior de su cuerpo. Una solución económica, ya que la hembra del gusano no necesita gastar energías en la formación de un capullo para proteger su puesta, como ocurre en otros nemertinos.

Las sorpresas de la vida amorosa, como la llamaban los naturalistas clásicos, no acaban aquí. La especie es hermafrodita sucesiva: primero actúa como macho, y después como hembra. Las hembras, más pigmentadas que los machos, son así más grandes, asegurando una mayor producción de huevos.

El nombre de la especie proviene de dos personas entrañables. El género Vieitezia se erige en honor a José Manuel Viéitez, maestro de biólogos y catedrático de Zoología de la Universidad de Alcalá. El nombre específico, luzmurubeae, es en memoria de la bióloga y buceadora Luz Murube.

Con el descubrimiento de Vieitezia luzmurubeae, se eleva a 50 el número de especies de nemertinos de España, de los que la mitad han sido citados en el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia gracias al trabajo de Juan Junoy y su equipo.

Fuente: Universidad de Alcalá